viernes, 1 de junio de 2007

Orinoco: un faro de luz

“Ningún ejército puede detener la fuerza
de una idea cuando llega a tiempo”
Víctor Hugo (1802-1885)
Escritor francés.

Cuando nace un medio de comunicación social, podemos hablar de un parto feliz de la democracia y la libertad de expresión. En una nueva trinchera de lucha que se levanta impetuosa como el majestuoso Orinoco, para el debate de las ideas, la información veraz y oportuna, convertirse en el espejo de la realidad de las comunidades y dejar la huella impresa, en la ofensiva permanente por las reivindicaciones de los pueblos y la solución de sus ingentes problemas. En nombre de la libertad de expresión Orinoco: Es un nuevo faro de luz que iluminará el camino de los pueblos libres, contestarios, retrecheros y levantiscos del sur del estado Anzoátegui.

Don Martín Márquez, que ha dedicado buena parte de su vida a la comunicación social, a la lucha permanente por la libertad de expresión e información, emprende este nuevo proyecto con ímpetus juveniles. Es su editor fundador y el periódico llevará la huella indeleble de sus grandes conocimientos del ámbito periodístico, el conocimiento exacto de nuestra idiosincrasia y la experiencia acumulada en estas lides que le permitirán plasmar con claridad meridiana, la realidad de nuestros pueblos, sus angustias, sus anhelos y por sobre todas las cosas, su legitimas aspiraciones en la concreción de sus justas reivindicaciones. Es el inició de un ciclo, que desde ya, marcará pauta en el devenir histórico del periodismo en nuestra región.

Lo dijo el poeta Antonio Machado “Caminante no hay camino se hace camino al andar” Orinoco, inicia con buen pie su camino, que seguro tendrá limitaciones, obstáculos y enemigos gratuitos, empero, los grandes proyectos, impulsados por hombres y mujeres con conocimiento de causa, convencidos de su labor y misión, se impulsan por encima de las dificultades. En ese sentido podemos decir, desde ya, que esta experiencia periodística llegó para quedarse y enriquecer el espectro de los medios de comunicación social impresos de la zona y convertirse, también, en un guerrero más en la lucha permanente que se libra minuto a minuto, por la conservación y acrecentamiento de la libertad de expresión e información.

Orinoco es y será patrimonio de la comunidad, un faro de luz que iluminará la senda de la libertad, la democracia, el desarrollo, que luchará por el mejoramiento de la calidad de vida de todos y estamos seguros contará con el apoyo solidario de los sectores progresistas de nuestra extensa geografía de la zona sur del estado Anzoátegui. En sus manos el primer número que marca este hito histórico en la historia del periodismo y una idea que llega a tiempo con la fuerza de la razón y comprometida con la democracia y la libertad ¡Salud, amigos lectores!