jueves, 22 de enero de 2009

¿Estado general de violencia?

La violencia es el miedo a
los ideales de los demás

Mohandas Karamchand Gandhi (1869-1948)
Líder político y espiritual hindú.


Perogrullo sabiamente dice: la desesperación es mala consejera. Al gobierno no le dan los números para la aprobación de la nueva e inconstitucional reforma con la cual pretenden eternizar en el poder al presidente Chávez. Cada vez que leen una encuesta aplicada imparcialmente y con métodos científicos entran en pánico. La exasperación llega a límites de paranoia. “Échenle gas del bueno a los estudiantes que salgan a protestar y métanlos presos” ¿Y el gas doméstico para las ciudades del país? “Tomen violentamente las instalaciones de la alcaldía metropolitana” ¿A quién perjudican? a todos lo caraqueños sin dudas. El miedo es libre y cuando huyen hacía adelante solo buscan crear un estado general de violencia, pretendiendo intimidar a la sociedad democrática y logran todo lo contrario: El efecto boomerang. ¿Quién dijo miedo? se preguntó Bolívar en Pativilca y el pueblo venezolano NO se dejará intimidar. Escríbanlo.

En ningún país del mundo, ante cualquier circunstancia o reclamo popular, los gobiernos que se precien de ser democrático, le ha procurado, ni procurará buenos resultados la represión irracional y brutal, mucho menos cuando se trata contra la juventud estudiosa. Es una cavernícola praxis política. Tampoco el desconocimiento de la voluntad popular, la violación de la institucionalidad y la constitucionalidad es percibida por la opinión pública – que es la primera de todas las fuerzas – Bolívar dixit, como una sana acción de gobierno. Permitir que desalojen a un gobierno legítimamente elegido es un craso error. NO garantizar la paz ciudadana es criminal y desoyen la sabia sentencia del prócer mexicano Benito Juárez “Es respeto al derecho ajeno es la paz” El gobierno está obligado a garantizar la paz. Lo otro es impulsar la anarquía.

En este proceso refrendario nos jugamos el futuro de la patria que es el futuro de las nuevas generaciones. La reforma que ya fue derrotada el 2D-2007 la vuelven a plantear inconstitucionalmente, violando los derechos humanos de millares de jóvenes que no se les permite inscribirse en el REP para emitir el voto y quebrantando todas las normas de convivencia democrática. Esa evidente realidad percibida prístinamente por el electorado que la rechaza de plano, exaspera al aspirante a la eternidad en el poder, lo hace perder la chaveta y empuja al estado general de violencia que nadie en su sano juicio le comprará. No hay intimidación posible. La sociedad democrática saldrá masivamente de nuevo a votar para derrotar la reelección indefinida. NO es NO y punto.

Un régimen que se vanaglorie de democrático, respete la voluntad popular y los derechos ciudadanos, está obligado moral y éticamente a respetar la victoria del adversario, garantizar el normal funcionamiento de sus ámbitos de gobierno, permite y protege a cualquier sector que ejerza su derecho a la protesta. Así de simple. Conducirse en contrario es autocracia, tiranía y opresión, especialmente si esta aderezado por un discurso que propicie la violencia. Todos tenemos deberes y derechos que estamos obligados a respetar. La mayoría del pueblo ya rechazó el pasado 2D-2007 esa reforma y la rechazará mil veces atendiendo la doctrina bolivariana “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él a mandarlo, de donde se origina la usurpación y la tiranía” Más claro no podía hablar el libertador en el congreso de Angostura del 15 de febrero de 1819 y hoy 190 años después, a pesar del estado general de violencia que intentan crear en el país, hay que volver a decir en alta e inteligible voz. NO y mil veces NO.

El régimen si está seguro del triunfo y está cómodo en la encuesta no debería temerle a las ideas y posiciones de los demás. No olvidéis: la violencia es el arma de los que NO tienen razón.