jueves, 12 de marzo de 2009

3 en 1: El relanzamiento del programa Barrio Adentro

A gran necesidad, gran diligencia
Ramón Llull (1223-1315)
Escritor catalán.

Los que conocemos, vivimos y estamos sensibilizados con las necesidades que viven los sectores populares, estamos perfectamente de acuerdo en el sentido que el programa asistencial Barrio Adentro, no es una solución integral al grave problema de la salud, pero es una providencia que mitiga, en buena medida, la espantosa crisis que cada día se acrecienta en ese importante sector hospitalario. Ese programa es vital para la prevención y atención ambulatoria de enfermedades o dolencias que no necesitan una rigurosa y larga hospitalización. Fue una excelente idea, que nadie en sano juicio niega, pero que hay que relanzar para que no muera por inanición. Hay que actuar con diligencia.

Hablar del relanzamiento del programa Barrio Adentro no es una invención. Es una realidad y una gran necesidad. Basta acercarse a los módulos construidos y acondicionados para la atención ambulatoria de los pacientes y la provisión gratuita de las medicinas para observar que hay una gran cantidad abandonados y los que funcionan lo hacen a duras penas. El impulso inicial se ha ido perdiendo y de continuar la actual situación se corre el riesgo de que desaparezcan totalmente en detrimento de los más necesitados, excluidos y marginado del sector salud formal. A Ledezma, el alcalde que sube cerros y camina Barrio Adentro, le preocupa la situación y lanza una propuesta para no dejemos perder ese derecho adquirido de las clases populares. Hay que aportar soluciones o te conviertes en parte del problema.

En el área metropolitana de la capital de la república, el alcalde mayor, Antonio Ledezma, acaba de lanzar una idea para solucionar esta problemática. El esquema 3 en 1, que consiste en hacer una evaluación rigurosa del funcionamiento del programa y una vez detectadas las fallas, en cada módulo que se tenga que reactivar; el gobierno nacional, la alcaldía de Libertador y la alcaldía metropolitana, aporten un médico, una enfermera c/u y cancelen entre los 3 los gastos para cubrir los insumos que se utilicen para atender los pacientes. Ese permitiría que se mantengan abiertos las 24 horas del día en 3 turnos y la comunidad se sentiría más incluida y atendida. Vale la pena hacer el esfuerzo donde los únicos beneficiarios serían los vecinos más desasistidos. El alcalde Mayor está actuando con gran diligencia.

Hay que aportar soluciones para que las instituciones concertadamente atiendan con la mayor prontitud las urgentes demandas de los sectores populares. Basta de confrontaciones. Esa política de carrito chocón, no soluciona problemas, los agudiza. Hay que conceder el beneficio de la buena fe al alcalde Ledezma y aceptarle la propuesta del esquema 3 en 1, que permitiría relanzar con posibilidades de colocar ese importante y vital programa de Barrio Adentro operativamente y con una cobertura más amplia para los vecinos más desamparados de la gran Caracas. En la buena fe hay que creer, la mala hay que probarla y si no se prueba la mala fe del alcalde mayor, el gobierno nacional, al no aceptar la propuesta, es sospechoso de poseerla. A buen entendedor pocas palabras.

El monopolio de la verdad, de la sensibilidad, los deseos y voluntad de trabajar para beneficiar a la gente más necesita, no es patrimonio exclusivo de quienes se dicen llamar revolucionarios. Todos lo venezolanos con sensibilidad y conocimiento de causa, poseemos ese deseo y voluntad, solo tenemos que acercarnos, reconocernos, respetar la voluntad popular y, sin que nadie renuncie a sus posiciones o creencias, ponerse a trabajar concertadamente para atender y solucionar los problemas de la comunidad, poniendo énfasis en los más necesitados. Hay una gran necesidad y hay que actuar diligentemente.
Hay que ser diligente y el alcalde Antonio Ledezma, que conoce la gran necesidad que hay en los sectores populares de la gran Caracas, está actuando en consecuencia. El gobierno nacional tiene la palabra para que entre los 3 gobiernos reactiven – 3 en 1 – para beneficio de las grandes mayorías, el programa Barrio Adentro. Los vecinos lo merecen. ¡Vale!