domingo, 7 de junio de 2009

La libertad y derecho de escoger

Quien se enfada por las críticas,
reconoce que las tenía bien merecidas

Publio Cornelio Tácito (55-120)
Historiador romano.

San Agustín quien fue obispo, filósofo y Padre de la iglesia Latina, decía “Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean” En el momento político que vivimos desde el gobierno, nos dicen, repiten y remachan que ahora somos libres. Ahora bien, esa libertad, nos la pretenden condicionar. No hay que ver GLOBOVISIÓN porque, según ellos, está enfermando nuestra siquis. En la señal libre hay cerca de 15 canales entre locales, regionales y nacionales. En el sistema de cables hay más de 70 en español y uno tiene libertad de escoger. En ese instante cuando ejercemos ese derecho todos somos libres.

Nadie, con cinco dedos de frente, tiene vocación de suicida, es desequilibrado o masoquista. Existiendo tantas opciones ¿Por qué escoger el canal que te va a enfermar? ¿Cuántos venezolanos que no sean del cogollito presidencial pueden decir que GLOBOVISIÓN los tiene enfermo? ¿Es posible que un canal de televisión entre tantos sea el único que enferme y además la gente le tenga preferencia? ¿Todos los que ven Venezolana de Televisión gozan de buena salud? ¿Y los que teniendo el derecho a escoger libremente vemos en algunos canales los programas que creemos conveniente? ¿Quién o quienes pueden, deben y se creen con derecho a prohibírnoslo? Los que pretenden coartarnos ese derecho no pueden ser perfectamente libres y menos decirnos que ahora somos libres.

En democracia tiene y debe existir libertad. Libertad de expresión, libertad de prensa, libertad para los medios radiales, libertad para los medios audiovisuales, libertad individual y, para no meternos en profundidades, libertad de escoger. ¿Cómo se come uno el cuento ese que pretende vender el gobierno que el único canal que enferma la siquis del venezolano es GLOBOVISIÓN? ¿Es que acaso los programas de los canales de televisión del gobierno son unos prototipos de educación moral y cívica? En este país, altamente dividido y con posiciones extremas, el gobierno más que aumentar las tensiones, debería abrir un diálogo que permita bajar las crispaciones y no sacrificar la libertad de expresión y mucho menos liquidar nuestro derecho a escoger que ver y oír. Somos libres y tenemos libertad y derecho de escoger.

El gobierno debe reconocer que su política mediática fracasó. Han abierto varios canales de televisión, cerraron Radio Caracas, la convirtieron en otra caja de resonancia del gobierno y, a pesar, de tener la más amplia cobertura en el territorio nacional, sus niveles de telé audiencia son famélicos, mientras GLOBOVISIÓN cuya señal es libre en el área metropolitana, Valencia, Maracay y llega al resto del país, igual que RCTV-Internacional, de manera restringida a través del cable, prácticamente triplican en el rating a todos los canales oficiales juntos. Esa es la verdad y cómo la verdad nos hace libres y sí somos libres, tenemos libertad de escoger.

Hablemos claros, los canales que molestan a unos, agradan a otros y viceversa. En la diversidad todos están obligados a ofrecer la mejor programación y competir en igualdad de condiciones y, aún cuando el gobierno, posea más canales de televisión, le lleve ventaja económica a los canales privados e independientes, no puede, ni debe enfadarse con las críticas y mucho menos meterse con nuestro control remoto. Es el aparatico más democrático del mundo. Por andar en esas ansiedades autocráticas es que merecen las críticas y luego se molestan, nosotros no tenemos la culpa que les digan la verdad y tenemos libertad y derecho de escoger lo queremos oír y ver. ¿Recuerdan el diputado que fue pillao viendo lo que quería en Internet? Él también tenía y tiene derecho es escoger.
Estamos en la era más revolucionaria de las comunicaciones y ahora que según la propaganda del gobierno somos libres, no nos puede condenar a la involución. Esa libertad, que no es una concesión graciosa del gobierno, nos da más derecho a escoger.