lunes, 20 de julio de 2009

La senda de los sacrificios

Para el logro del triunfo siempre ha sido
indispensable pasar por la senda de los sacrificios

Simón Bolívar (1783-1830)
Libertador de Venezuela.

No hay victoria sin sacrificio. Antonio Ledezma inició uno personal que se convirtió en colectivo. Más de 15 personas se sumaron a su huelga de hambre, la totalidad de la sociedad democrática y muchos de los que apoyan al régimen se unieron en torno a su gesta heroica. Las consecuencias tienen resultados tangibles a corto plazo, comienza a tener a mediano plazo y a largo plazo serán impredecibles. Logró la cancelación de los sueldos y salarios de los trabajadores y empleados de la Alcaldía Metropolitana. Primer round.

El régimen, para intentar minimizar la derrota, utilizó al Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y la Seguridad Social que mediante una resolución sobrevenida mandó a reenganchar a cerca de 2.252 trabajadores de los cerca de 8 mil que tenían contratados y cobraban sueldos y salarios para realizar proselitismo político, con cargo al presupuesto municipal. El Alcalde Metropolitano, respetuoso del ordenamiento legal, ha dicho que mediante una evolución previa, el compromiso del gobierno nacional de aportar los recursos, los reenganchará, les asignará tareas de beneficio para el colectivo caraqueño y no les exigirá uniformarse de rojo rojito como lo requería el alcalde Barreto. Segundo round.

Hasta allí, todo va muy bien. El sacrificio personal de Antonio Ledezma que derivó en colectivo, logró una excepcional solidaridad, unidad y despertó otras luchas. La forma diligente con la cual actúo la Ministra del Poder Popular para el trabajo y la Seguridad Social, para reenganchar a trabajadores que no fueron despedidos, sólo se les venció el contrato de trabajo y no se les renovó, obliga a que actúe con la misma celeridad a solicitar el reenganche de más de 20 mil trabajadores petroleros, se les reconozcan sus beneficios contractuales, les entreguen el dinero de sus ahorros y les cancelen los salarios caídos. En Maracay los despedidos de los peajes ya están en huelga de hambre para reclamar sus derechos y hay muchos casos más que reactivan sus conflictos. Los polvos del sacrificio de Ledezma, trajeron estos lodos. Tercer round.

Hay otros resultados positivos. Quedó constancia que para combatir este régimen que es “pacífico, pero está armado”, hay recursos revolucionarios, pacíficos que dejan al autócrata y su guardia pretoriana con las carabinas al hombro y lo más importante logra nuclear a la sociedad democrática – opositores y chavistas – en torno a un reclamo justo que desnuda ante la opinión pública el irrespeto a la voluntad popular, el desconocimiento a una autoridad legítimamente elegida, la eliminación de sus competencias, el nombramiento a dedo de una funcionaria por encima del elegido por el pueblo y la confiscación de los recursos que constitucionalmente le corresponden administrar son acciones antidemocráticas del presidente Chávez. Eso ahora está en boga y la gente lo repudia. Cuarto round.

Son resultados a corto y mediano plazo. A largo plazo está las luces de alarma que logró encender en la comunidad internacional con relación a la violación permanente de la constitución por parte del Presidente Chávez que solicita respeto por la voluntad popular en otros países y fronteras adentro la pulveriza. Los acontecimientos están en pleno desarrollo y a medida que se producen los hechos, la gente se convence cada vez más que el sacrificio personal del Alcalde Metropolitano valió la pena. Quinto Round.
La pelea es por la democracia, la libertad y elecciones limpias y transparentes. Apenas vamos por el quinto round, la pelea es de pesos pesados, en el 2012 es el round 15, pero, es indiscutible que Antonio Ledezma está pasando por la senda de los sacrificios. Amanecerá y veremos.