sábado, 20 de agosto de 2011

El servicio socialista de electricidad

El asunto es el problema; la forma, la solución
Friedrich Hebbel (1813 – 1863)
Dramaturgo alemán.


El servicio eléctrico, que ahora es socialista, tiene a la comunidad en permanente estado de crispación. A toda hora, a cada momento, a cada instante hay apagones, criminales subidas y bajadas de tensión. No hay sosiego. Hay que correr a desconectar los electrodomésticos. Algunos se dañan. CORPOELEC no se responsabiliza. El gobierno hace mutis. Los vecinos tenemos que cubrir las reparaciones y, ahora para colmo de males, nos amenazan con multas, por el uso supuesto excesivo de la carga eléctrica que nos asignaron. Una dieta eléctrica inhumana salvaje y canallesca. Todo hecho en socialismo.

La llamada revolución, lleva en el gobierno, con todos los poderes, con todos los recursos del mundo, 2 períodos y medio de los anteriores. Llevan 12 años 6 meses, tiempo suficiente para solucionar, mejorar y ampliar la generación y trasmisión de electricidad. La situación ha sido a la inversa. No hubo previsión a tiempo, planes y mucho menos inversión en el sector eléctrico. En el momento que reventó la crisis, le echaron la culpa a los gobiernos anteriores ¿?, a la sequía, a las iguanas, a los papagayos, a la dependencia de las hidroeléctricas (hay agua en exceso) y, cuando todos esos absurdos razonamientos les fallaron, le lanzan, las culpas a los consumidores, que somos acusados de derrochadores. Un argumento socialista traídos de los cabellos que ya no cala. La mentira tiene patas cortas.

¿Quién cancela los daños a los electrodomésticos? ¿Quién cancela a los empresarios e industriales los equipos que se les dañan? ¿Quién repone las horas hombres y equipos que se pierden? ¿A quien multamos o reclamamos las víctimas del mal servicio? Los ciudadanos, empresarios, dueños de medios y hasta la iglesia, estamos a merced de un gobierno omnipotente, ineficaz y corrupto, que arremete contra el pueblo de manera criminal, salvaje y sin compasión. El gobierno no acepta su responsabilidad en la crisis eléctrica. La culpa, también se la endosan al imperio norteamericano y, falta que se la echen a Cristóbal Colón, sin percatarse que el único imperio culpable es de una burocracia ineficiente, incapaz y corrupta, la cual germinó y creció en este gobierno chavista. Otro cosecha socialista.

La situación se torna insoportable. El gobierno juega con candela. El pueblo se cansa. Todo tiene un límite. No hay excusas posibles. Chávez y su equipo tienen que asumir su responsabilidad. Hay que convocar a las mejores capacidades, técnicos y voluntades – que existen en el país – para abordar esta grave problemática con seriedad y responsabilidad. La exclusión, el sectarismo, la siembra de odios y la división que impulsa Chávez, no soluciona el problema. Lo agrava y los únicos perjudicados somos los sectores más débiles de la sociedad. Hay que pensar en Venezuela y jugar limpio. Este juego sucio e irresponsable ¿Es socialista? vergüenza debería darles actuar en nombre del socialismo. Desprestigiaron ese “ismo” ideológico.

El servicio socialista de electricidad fracasó. El socialismo del siglo 21 fracasó. Chávez fracasó y en el 2012, hay que avanzar hacia un cambio seguro. Experiencia, capacidad, coraje, valentía y equilibrio emocional debe poseer nuestro próximo presidente. Creemos que Antonio Ledezma reúne esos atributos. Hay que enderezar el rumbo de Venezuela y requerimos de un buen gerente político, para darle forma a la solución de los problemas. No os equivoquéis. Hay que avanzar con paso firme.