viernes, 12 de agosto de 2011

Nunca olvidéis: la comunidad primero

El peor de los males es creer que los males no tienen remedio
Francisco Cabarrús Lalanne (1752 – 1810)
Financiero francés.


ALBRICIAS: los alcaldes del sur y el Ministerio del Ambiente, se dieron por enterados, que el vertedero municipal está colapsado y por sus pésimas e indolentes gestiones, se convirtió en un peligroso foco de contaminación. Están comprometidos a corregir esa grave situación. Les concedemos el beneficio de la buena fe. Estaremos atentos. Lo que llama la atención es que los concejales, los Consejos Comunales, la Contraloría Social, los líderes del PSUV y el llamado Poder Comunal, no digan esta boca es mía, ante este y otros delicados problemas que sufre la comunidad. Pareciera que aceptan como una fatalidad, que los peores alcaldes de la historia de la Mesa de Guanipa, vivan como ausentes y no hagan nada. Nosotros, como activistas comunitarios, que le ponemos el oído al pueblo, que vivimos y sufrimos este desastre, hacemos un pequeño esfuerzo, al denunciar este desastre, a sabiendas de que, desatamos la ira de los dioses. Ese costo lo asumimos con orgullo y dignidad. La comunidad primero.

DEMOCRACIA: implica controversia. En las elecciones, el pueblo no sólo elige a un gobierno, también elige una oposición. No importa el número de votos que se obtenga. Pocos o muchos, ubican a varios dirigentes, en el rol opositor. Esa responsabilidad hay que asumirla con coraje y dignidad. Los que llegan al gobierno con una mano adelante, la otra atrás y humilditos, cuando prueban las delicias del poder, el irresponsable manejo de los dineros públicos y ante la caterva de áulicos que le celebran hasta las flatulencias, les entra vértigo de altura. Al que ose criticarlos, denunciar sus errores, carencias y pésimas gestiones lo amenazan, intentan descalificar. Le endilgan todos los vicios y defectos y, hasta se meten en su vida personal. De eso tenemos un rollo. Les falla la memoria y olvidan al alcalde anterior, Don Bombillo y Sabañón. Ellos hicieron lo posible por callarnos. No lo lograron y estas nulidades engreídas, tampoco lo lograrán. Los hechos son tercos y los problemas están allí. No os molestéis. Ayer, hoy y siempre seremos activistas comunitarios. La comunidad primero.

INDOLENCIA: la que se observa a extremos ilimitados con relación a la huecoteca en que se convirtieron las calles y avenidas de la ciudad. No hay un concejal, líder del PSUV, Consejo Comunal, miembro del llamado Poder Comunal, contralor social o dirigente de patrulla que le informe al alcalde que el corredor vial se perdió. No hay quien le recuerde que esas carreras y calles están llenas de huecos, carecen de señalización y está anarquizado. No hay quien le recomiende que haga un esfuercito y saque unas cuadrillas de bacheo diarias a las calles y empiecen por tapar los huecos alrededor de la plaza Bolívar. ¿Es que ninguno de ellos transita por estas calles? ¿Cómo llegan a la sede del PSUV sin ver este desastre? ¿Con qué autoridad moral saldrán el año que viene a buscar un voto para reelegir este desastre? Pronósticos reservados, indican desde ya, que la paliza, será superior a los 30 mil votos. Los que aspiren ser candidatos del PSUV, deben alzar su voz a tiempo o serán cómplices silenciosos. Nosotros como activistas comunitarios, les recordamos: nunca olvidéis: la comunidad primero.

FATALIDAD: Algunos activistas del chavismo me abordan en la calle y me dicen. El desastre que monto el peor alcalde de la historia de la ciudad, ya no tiene remedio. Les respondo: ese es el peor de los males, creer que esto no tiene remedio. Ellos insisten en que no tiene remedio, porque la nulidad engreída tiene el apoyo incondicional de las autoridades del PSUV a todos los niveles y quien haga una crítica, por más constructiva y bien intencionada que sea, le hacen la cruz y es tildado de escuálido, imperialista, pitiyanqui, contrarrevolucionario y apátrida. Tenemos que morir callados, para no perder algunas dádivas, nos dicen con indignación. Lo cierto del caso es que, lo que no tiene remedio es la paliza que se llevarán, los protectores de este incapaz, en las elecciones del año que viene. Ya los chavistas lo aceptan como una fatalidad. Los electores y, nosotros entre ellos, me dice los chavistas, le pondremos remedio a este desastre con el voto. Más de 30 mil será la ventaja, me aseguran. Este pueblo, decía el poeta del pueblo Andrés Eloy Blanco, es levantisco y retrechero. Nunca olvidéis: la comunidad primero.