viernes, 15 de junio de 2012

La tarjeta de la unidad

“Si lo puedes soñar, lo puedes lograr”Walt Disney (1901 – 1966)
Empresario estadounidense.

Los líderes de la Alternativa Democrática, fueron haciendo un trabajo político de filigrana. Han logrado resultados impecables. Hay un proyecto de país compartido, un candidato presidencial elegido en elecciones primarias, que marcaron un hito en la historia democrática del continente y ahora, tenemos una tarjeta de la unidad, dónde 17 organizaciones políticas, se desprenden de sus símbolos, colores e intereses partidistas, para brindarle un camino unitario a todos los electores que no se identifican con organizaciones políticas. Un espíritu unitario inobjetable. Hay un camino.
 
Es la hora de la patria. Venezuela requiere hoy más que nunca, que su liderazgo entienda el momento histórico que vivimos. Van 14 años de un proceso de destrucción nacional y la edificación de un señor feudal, que tiene  convertido al país en su hacienda personal. El culto a la personalidad es tan exacerbado, que lo colocan al nivel del Libertador y por encima de Jesucristo. Hay cuñas reveladoras. “Llegó este Bolívar y me dio una casa y más adelante, dice Dios y mi comandante” habrase visto semejante endiosamiento. Ni el ilustre americano, llegó a esos niveles de megalomanía. Hay que para esta locura.
Lo que la permanente y avasallante campaña mediática, no revela es que, con los más altos ingresos petroleros de todos los tiempos, el país está en ruinas, cada día más endeudado y que estamos bien ubicados como uno de los países más corruptos del mundo. Una deshonrosa situación producto de un gobierno manirroto, irresponsable y corrupto. La patria o cambia o se hunde. El 07 de octubre, el pueblo, el soberano, dirá en las urnas electorales ¡Ya basta! e iniciará el camino de la paz, el progreso y la seguridad. Eso lo garantiza la unidad nacional que se expresará mayoritariamente en la tarjeta de la unidad. Es el sueño de las grandes mayorías.
 
El gobierno ha intentado dinamitar la unidad. Proclamaba que no habría primarias y hubo primarias exitosas y muy participativas – más de 3 millones de venezolanos vencieron el miedo y acudieron a votar – jugaron a que una vez realizadas esas elecciones, los competidores no respetarían los resultados y surgirían varios candidatos. Se quedaron con los crespos hechos. Una vez electo Henrrique Capriles Radonski, todos los candidatos salieron a reconocer los resultados y brindar su apoyo solidario al electo por el pueblo. La unidad salió fortalecida y el nerviosismo del gobierno es inocultable. La unidad los tiene locos.
 
No han podido, ni podrán dinamitar la unidad. Ese escenario victorioso de la Alternativa Democrática, los lleva a abusar del poder. Les arrebatan las tarjetas a los partidos de izquierda PODEMOS y el PPT. Juegan a dividir al país en izquierda y derecha. No convenía que esas tarjetas de izquierda, aparecieran en el tarjetón apoyando a Henrrique Capriles Radonski. Esa desesperación lo lleva a pensar que los líderes, dirigentes, militantes y simpatizantes de esas organizaciones partidistas, se confundirán y votarán allí, para ratificar el autócrata. Otra vez se quedarán con los crespos hechos. Esos votos irán directo a la tarjeta de la unidad y la victoria de la democracia será de tronío. Es el sueño y el 07 de octubre se hará realidad.