viernes, 16 de octubre de 2009

Culpable: ¿el gobierno anterior?

Cuando juzgas a alguien, no lo
defines a él, te defines a ti mismo

Dr. Wayne Dyer (1940-)
Escritor y conferencista estadounidense.

La política venezolana ha estado signada por la cultura del “Chivo expiatorio” Ningún gobierno asume su responsabilidad, incompetencia, ineficiencia, negligencia, imprevisión y corrupción. ¡No! sus culpas, las descarga sobre el gobierno anterior a los gobiernos anteriores. Con Chávez, se presenta algo curioso. Llegó echándole culpa de todos los males del país a los 40 años de democracia representativa. 8 gobiernos anteriores. En las primeras del cambio, los venezolanos le comieron el cuento. Ahora lleva 11 años en el poder – más de dos períodos de los pasados - y ya, él mismo posee 2 gobiernos anteriores. Nadie le cree la cháchara. Ese discurso se agotó y caducó. Por la boca muere el pez. JVR dixit.

En la espantosa situación que vive Venezuela ante el salvaje deterioro de los servicios públicos, algunos burócratas y al mismísimo Chávez, se les sale – para intentar justificar su imprevisión, negligencia y corrupción – que la culpa es de los gobiernos anteriores ¿De cuales? la historia reciente, registra en su haber 2 gobiernos anteriores presididos por Chávez y su camarilla militar. ¿Escupen para arriba? ¿Ellos mismos se culpan? La verdad, si la cuestión no fuese tan seria, causara hilaridad. No hay excusas, ni argumento valedero que puedan esgrimir. Un sólo responsable de 3 gobiernos. El actual y los 2 anteriores de Chávez y su camarilla militar. No hay que buscar a Dios por los rincones.

Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Luís Herrera fallecieron, Jaime Lusinchi, Carlos Andrés y Caldera, están ancianos y con una salud precaria. Forman parte de la historia. Todos los presupuestos que administraron – más lo de todos los Presidentes desde don Cristóbal Mendoza en 1811 hasta Caldera 2 en 1998 sumados, no alcanzan las cifras mil millonarias de dólares que ha dilapidado irresponsablemente estos 3 gobiernos de Chávez. Más de 980 mil millones de dólares por ingreso petroleros, sin contar lo recaudado por el SENIAT – para mencionar sólo dos fuentes de ingreso al tesoro nacional – y los resultados no pueden ser más calamitosos. Los servicios públicos por el suelo y todavía tienen el tupé de acusar de su negligencia a los anteriores gobiernos, de sus anteriores gobiernos. Perogrullo nos ilustra: nadie puede alegar su torpeza en su propio beneficio. Nemo auditur torpitun nem alegams.

Van 11 años continuos de gobierno dizque revolucionario, más de 980 mil millones de dólares de ingresos petroleros, mayoría aplastante en el Parlamento Nacional, todos los poderes al servicio exclusivo del régimen, los mismos altos funcionarios – sólo los rotan – extraordinario apoyo popular y manejo de los asuntos del estado discrecionalmente. Todo ese torrente de condiciones favorables, bien utilizadas y mejor administradas le hubiesen permitido a Chávez, en sus 3 gobiernos, colocar a Venezuela en la cúspide de los países del tercer mundo con posibilidades de entrar al primero, cómo casi está a punto de lograr nuestro vecino brasilero, pero al final de cuento que será en 2012 el balance es tenebroso. Nada de nada y volvimos a la época de las cavernas alumbrándonos con velas. En las elecciones venideras el soberano, al cual ni nombra ahora en sus chácharas, lo esperan en la bajadita. A la hora de pagar nadie es tramposo.
Esperemos que en enero del 2013, cuando Chávez entregue la banda presidencial, el gobierno que se instale, se ponga a trabajar por el país y evite incursionar en la cultura del “Chivo expiatorio” culpando a los gobiernos anteriores y patinando en su ineficacia y corrupción. El que juzga a los anteriores, termina peor que los juzgados. Veamos hacía adelante. Presente y futuro. Venezuela lo reclama con urgencia. ¿Del gobierno anterior o los anteriores? sólo para no repetir su fracasada y nefasta experiencia. ¡Vale!