viernes, 15 de abril de 2011

Los dueños de la riqueza venezolana

Los que planean la destrucción de otros, a menudo mueren en el intento
Fedro (15 a.C. – 55 d.C.)
Poeta romano


El nuevo gobierno que se instale a partir del 2 de febrero de 2013, debe tener como principal desafío, unificar emocionalmente a los venezolanos. La riqueza del que ingresa al país es “TODOS”. El presidente y su equipo no pueden pretender, como ahora y, por ahora, manejar los recursos económicos, a discreción sin entregar cuentas claras, disponiendo de ellos sin orden ni concierto, a tal efecto, hay que sincerar el cálculo del presupuesto nacional. El gasto y la inversión, deben tener un cálculo aproximado al ingreso nacional. Es lo que indica, la sana administración pública. No teméis a la transparencia.

En estos últimos años el cálculo del presupuesto nacional esta hecho sobre la base de un precio del barril de petróleo a 40 dólares, cuando en realidad, promedia los 100 dólares. La semana que pasó cerró a 107 dólares. El excedente, que ingresa a la nación, no al presupuesto ordinario y el cual es manejado con mofa, sarcasmo y, a discreción por el Presidente, es nada más y nada menos que 1 ½ presupuesto ordinario y un pico largo. ¿Es eso transparente? Nunca jamás. “Tengo una platica que ahorré debajo del colchón” ¿? ¡Horror! Un país bananero con un dueño de hacienda en pleno siglo 21. Habéis visto. El ciudadano debe reclamar sus derechos.

Eso hay que corregirlo, porque es la fuente primaria de la gran corrupción, que corroe este gobierno a todos los niveles. Los rojos rojitos, se apoderaron de las riquezas del país y la manejan como si fuesen los ingresos de sus haciendas personales. El Presidente regala dinero a borbotones. Financia obras públicas y de servicios en muchos países y fundamentalmente los que poseen gobiernos que giran en torno a su proyecto personalista y autoritario. Los venezolanos, no vemos la prosperidad que deberían generar, los más fabulosos ingresos petroleros de la historia del país. Somos socios pasivos y de tercera categoría. Estamos como chiva que pare 3.

La distorsión ha llegado a niveles inverosímiles. Los operativos asistencialistas. Venta de comida, prestación de servicios (cédulas, certificados médicos, licencias de conducir, etc.) y algunas asistencias médicas, lo cuales hacen a cielo abierto, con una gran carga proselitista y de manera sectaria, pareciera que fueran exclusivamente para quienes se encasquetan una gorra y una franela roja. Algún cristiano que observan beneficiándose de esos operativos – que hacen con dinero de “TODOS” los venezolanos, lo identifican y empiezan la letanía por sus medios de comunicación social “Hay escuálidos comprando, sacando algún documento o chequeándose con un galeno” En fin, sino eres rojo rojito, estás cometiendo un sacrilegio beneficiándote de esos programas del gobierno de “TODOS” lo venezolanos. ¿Qué tal?

Corpomercadeo, las bodegas populares, la beca estudiantil, el PAMI y los operativos, que se hicieron antes de llegar está “INVOLUCIÓN”, nunca estuvieron marcados por tantos sectarismos, mezquindades y sordidez. Es indigno que un venezolano llame a la radio para denunciar que en los operativos MERCAL está otro venezolano que no piensa como él, beneficiándose de un programa social que debe llegar a “TODOS” los venezolanos por igual. La riqueza antes era de todos, ahora pareciera que sólo es de los rojos rojitos y planean la destrucción de los otros. ¡Una desgracia! Pero morirán políticamente en el intento. Escríbanlo.

Insisto, el nuevo gobierno, debe acabar con esas distorsiones y divisiones. El gobierno debe ser transparente y rendir cuentas claras. Venezuela es de todos los venezolanos – nacidos y nacionalizados – la riqueza es de “TODOS” y todos deben disfrutarlo con igual de oportunidades y respeto por su dignidad. Lo otro es ruindad.