sábado, 15 de octubre de 2011

El Transmetrópoli: una solución integral

La razón es también una pasión
Eugenio d’Ors (1882 – 1954)
Escritor español.


Cuando se quiere, se tiene capacidad, deseos de servir, vocación para trabajar por la gente y compromiso con la comunidad, se puede. A pesar, de todas las adversidades, Antonio Ledezma, el legítimo Alcalde Metropolitano, electo por el voto popular, al cual le birlaron el triunfo, cuando fue despojado de casi todas la competencias y el 99.5% del presupuesto, para entregárselos a un gobierno de facto, lo demuestra con creces. No han podido, no pueden, ni podrán vencerlo. Está cumpliendo con el pueblo que lo eligió y los resultados están a la vista. Hechos tangibles y visibles.

Hace unos 10 días, presentó el Transmetrópoli. Un nuevo y moderno sistema de transporte urbano para la ciudad de Caracas. Los primeros 37 de una zafra de 60. Un solo propósito. Modernizar, reorganizar y hacer más eficiente el transporte público en área metropolitana de Caracas. La intención. Mejorar la movilidad, seguridad y calidad de vida de los caraqueños. Es un sistema de transporte moderno. Con tecnología de punta y utilizados en los países llamados del primer mundo. Autobuses dignos para el pueblo caraqueño, que Ledezma, aspira replicar en toda Venezuela, una vez que alcance la Presidencia de la República. Un sueño realizable y, a la vuelta de la esquina.

Todas las unidades están dotadas de televisor, GPS, botón de pánico, que podrá ser activado por el conductor en caso de atracos. Cámaras de video, dispositivos que serán controlados desde un Centro de Inteligencia y Control Integral (CCI), una oficina ubicada en el Instituto Metropolitano de Transporte de Caracas (INMETRA), desde el cual podrán monitorear el recorrido de los autobuses, sus paradas, frecuencias y hasta la velocidad máxima permitida que no podrá exceder de 25 K/ph. El chofer, además, tiene la posibilidad de enviar mensajes, desde su puesto, en caso de estar en riesgo la integridad de los pasajeros. Es un sistema inteligente de transporte que soluciona dos problemas fundamentales de los habitantes capitalinos. La movilidad y la seguridad. Un impulso para entrar con buen pie al futuro.

Los usuarios del Transmetrópoli, al abordar las unidades quedan automáticamente asegurados y pagarán la misma tarifa autorizada en el área metropolitana. ¿Dónde ensamblaron esas modernas unidades? En Venezuela. ¿Por qué nadie estaba enterado? Obvio, había que hacerlo en secreto. Tal como se preparó la operación para el rescate de Ingrid Betancourt en Colombia. ¿Razón del misterio? El gobierno no se conforma con haberle arrebatado el 99.5% del presupuesto a Ledezma, también le mantienen un permanente acoso para evitar que preste eficiente y decentemente servicios al soberano. Una prueba: ahora, a las unidades, no las quieren dejar circular en el municipio Libertador, con el pueril argumento que no tienen placas y que son muy grandes. Habéis visto semejante mediocridad. No lavan ni prestan la batea.

La vocación de servicio, la sensibilidad, los deseos de servir, la creatividad y la voluntad política del alcalde Ledezma, tiene loco a los gobiernos rojos rojitos y maravillados positivamente a los habitantes del área metropolitana de Caracas. Nada de palabras o lloriqueos. Hechos, realidades y soluciones integrales para el pueblo, con la fuerza de la razón e impulsado por la pasión. Caracas entra al primer mundo con el Transmetrópoli. Ledezma un gran gerente político, que se empina por encima de las dificultades. Le quitaron los recursos económicos y las competencias, pero no la voluntad, la fe y los deseos de servir al pueblo que lo eligió. El que tenga ojos que vea.