sábado, 5 de mayo de 2012

Los retos del nuevo alcalde de la ciudad

Cumplo mi obligación, lo demás no me distrae
Marco Aurelio Antonio (121 – 180)
Emperador y filósofo romano.

Las tareas que asumirá el nuevo alcalde de El Tigre, serán muy exigentes. Tenemos más de 6 años con serios problemas con la recolección de la basura y su disposición final, el deterioro de la vialidad, alumbrado público, servicios de electricidad, gas doméstico, aguas blancas y servidas, drenajes etc., sumado a todo esto, una gran desorden administrativo, deudas gigantescas y serios visos de corrupción municipal, que junto al crecimiento anárquico de la ciudad y una inseguridad pavorosa, completan un cuadros dantesco. Es un gran reto para el nuevo alcalde.

Gracias a Dios, hay un camino. El 07 de octubre el pueblo ya decidió cambiar este caos generalizado. Elegirá a Henrrique Capriles Radonski, Presidente, que está comprometido con la descentralización, el 16 de diciembre a Antonio Barreto Sira, gobernador y el 14 de abril a José Brito Rodríguez en la alcaldía. Un equipo que trabajará concertadamente para buscarle solución a los graves problemas que sufren estas comunidades. Es un compromiso de vida, que habrá que honrar o el pueblo cobrará, como le estará cobrando al chavismo en las urnas electorales. El que fracasa se va. El Tigre no ha repetido a alcalde. 

La cuestión es seria. No hay margen para titubeos y menos distracción. Es obligatorio ponerse a trabajar, a toda máquina, desde el primer día. En la ciudad, p.e., hay que reordenar la parte administrativa, frenar la pavorosa corrupción e ir cancelando la gigantesca deuda. Llevar la gestión diaria del gobierno local, que también implica recoger la basura, poner a funcionar el vertedero, recuperar y mantener el ornato, sustituir bombillas del alumbrado público, adelantar un agresivo plan de bacheo, limpieza, demarcación y consolidar el corredor vial. Las tareas básicas de un alcalde.

En medio de ese intenso trabajo, que debe contar con un equipo primera línea, comprometido con el futuro y el progreso de la ciudad, el alcalde debe convertirse en el líder de la comunidad, para emprender junto a todos los sectores, proyecto en mano y la cuantificación monetaria, la consecución de recursos para resolver el problema de drenajes, agua potable, aguas servidas, mejorar el servicio eléctrico y hasta lograr la jerarquía para nuestra oficina de la ONIDEX, para que nuestros vecinos del sur, puedan hacer el tramite de importante documentación en la ciudad. Es cuestión de tener sentido de la realidad y el compromiso.

El atraso en la actualización del PDUL, es criminal. La ciudad no puede seguir creciendo anárquicamente. Eso crea caos, encarece los servicios y contribuye con el crecimiento de la violencia e inseguridad. En síntesis, estamos ante un gran reto que requiere unidad, respeto a las reglas del juego y los candidatos que fueron electos en las primarias. Uníos, uníos o la anarquía os devorará, nos recomendaba sabiamente, Simón Bolívar. No busquemos a Dios por los rincones.