lunes, 24 de agosto de 2009

…Y les ganamos la calle

Dejar de luchar es empezar a morir. Ser joven
y no luchar es una contradicción y hasta genética

Ernesto “Che” Guevara (1927-1968)
Líder de la revolución cubana.
La lucha es de todos y para todos. La emboscada que montó en vacaciones escolares el autócrata, no le funcionó. La respuesta de la sociedad democrática fue glamorosa. Nadie acepta – opositores y oficialistas – que les impongan una ideología a sus hijos. Venezuela – Art. 2, CRBV – dice textualmente “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social, y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”. Ese sólo artículo, demuestra la inconstitucionalidad de la Ley Orgánica de Educación.

La ideologización que intentan imponer en una ley aprobada a espaldas del país, por encargo del autócrata y entre gallos y media noche, tuvo este sábado una respuesta contundente de la sociedad democrática, que incluye densos sectores afectos al chavismo. La cuestión no es para responderla rememorando épicas, hablando en tono dictatorial, amenazante y hasta con cancioncitas burlonas que evidenciaban nerviosismo. Es momento para el diálogo, la inclusión y el consenso. Las leyes de trascendencia, que tocan lo más sagrado de una familia como es la educación de sus hijos, no puede ser despachada de un plumazo, porque le da la gana a una tendencia política que hoy está en minoría y por añadidura su legitimidad esta cuestionada severamente por estar electos por sólo el 12% de los electores. Los miembros de la Asamblea Nacional no deben olvidar esa verdad. Hay que respetar el pluralismo político, actuar con decoro y en sintonía con el soberano.

El Presidente Chávez después del 15F, cuando mediante una emboscada que montó son su Ministerio de Asuntos Electorales y el bufete de Miraflores en que se han convertido, para desgracia de la patria, el CNE y el TSJ, logró con una mayoría pírrica que se aprobará la reelección indefinida, Eso lo hizo creer y se lo creyó, que lo nombraron emperador para desde su trono permitirse, ironías y burlas de por medio, ordenar a los reservistas que hacen las veces de legisladores en la Asamblea Nacional, aprobarle cuando adefesio jurídico se la pasa por su mente enfermiza, sin detenerse a pensar en lo contemplado en la Constitución Nacional y en lo que piensa un pueblo consciente de sus derechos. No hay nada inocente y como los venezolanos son levantiscos y retrecheros, Andrés Eloy Blanco dixit, esa ley y otras tantas de corte dictatorial, no pasarán.

La sociedad democrática está alerta. Hay la convicción que el autócrata tensa la cuerda buscando aplicar leyes que sólo buscan su perpetuidad en el poder. Tanto da el agua al cántaro hasta que lo rompe. La gente va permanecer en la calle. Lo del sábado fue un abreboca de lo que vendrá de persistir la ceguera autocrática. No permiten el libre transito y menos que una manifestación pacífica llegue al Parlamento Nacional. Eso no tiene gran trascendencia, lo que tendrá una trascendencia de tronío, será la paliza que les propinarán los electores en los comicios legislativos del 2010 que no podrán evitar y una contundente mayoría rescate para la sociedad democrática la Tribuna del Pueblo. Ganamos la calle y en las elecciones parlamentarias ganaremos la Asamblea Nacional para derogar esos adefesios jurídicos y aprobar leyes del pueblo y para el pueblo.
La sociedad democrática y la juventud venezolana no han dejado de luchar. La lucha es de todos y para todos. Todos los días está en pie de lucha y los que pensaban que empezaba a morir por que no salía a la calle, hoy deben aceptar la realidad…les ganamos la calle.