lunes, 27 de septiembre de 2010

El mensaje del electorado

"Uníos, uníos o la anarquía os devorará"
Simón Bolívar.

Titulé el artículo del viernes. “Ahora unidos venceremos” los resultados confirman mi premisa. Este pueblo es levantisco y retrechero. Odia el ventajismo, el abuso y el descaro. Los bienes del estado son de todos los venezolanos. Decir que PDVSA es de todos y ponerla al servicio de una tendencia fue una arbitrariedad que el pueblo cobró. La soberbia, prepotencia y petulancia fue derrotada. Los que se creen líderes mesiánicos y dueños del patio, fueron derrotados y cualquier brote de esa desviación en la oposición será liquidado. Sindéresis. El mensaje del electorado es claro. Unidad y más unidad.

Los hechos son irrebatibles. El 23N2008 perdió la división y los divisionistas. El 15F2009 ganó la unidad cuando los prepotentes se apartaron derrotados y dieron paso a la unidad: El 26S2010 el pueblo volvió a responder a la unidad. Los números son contundentes. Hay que administrar la victoria con humildad. Los derrotados tienen que ser gallardos. Los que se crean sobrados, fuera de lote y llamados por la gracia divina a atropellar a los demás, pensando que el electorado los aclamará, están más perdidos que hijo de Lindberth. El mensaje del electorado es bien claro. El que se salga de la unidad está derrotado. Hay que construir la unidad con una buena dosis de humildad. Es la clave del triunfo.

El pueblo es sabio. No comió cuentos. No se dejó amilanar por el abuso del poder. Venció el miedo. La parafernalia que montaron se les vino abajo. El voto es secreto y no pudieron borrar esa percepción con la intimidación. Solo Dios y el elector saben por quien voto cada venezolano. Lo que si quedó clarito es que el pueblo no quiere comunismo, autocracia y ventajismo obscenos. El que sabe leer lee, el que tiene ojos ve y él que tiene oídos oye muy bien. Vamos de cara al futuro a profundizar la democracia y la unidad del pueblo en su totalidad. El discurso de la división, del resentimiento y del odio quedó sepultado. El mensaje del pueblo es claro y contundente. Hay que leer bien los resultados.

Hay cosas que analizar en profundidad. Escribo estas líneas sobre la marcha. Apenas amanece el lunes. En lo que si estoy clarito, al igual que los electores, es que hay que eliminar de nuestro lenguaje las palabras odio, división y mucho menos pensar en venganzas. Lo que viene es unidad, inclusión, mucho dialogo, entendimiento y pisar tierra. Uníos, uníos o la anarquía os devorará, nos recomendó el más grande hombre de América. En Venezuela cabemos todos y tenemos que tratarnos con aprecio, cariño y mucha cordialidad. Es nuestra naturaleza. El que actúe en contrario no entendió el mensaje de los electores. Es mi primera impresión de los resultados.