sábado, 16 de octubre de 2010

La energía nuclear ¿Y la energía eléctrica?

Los imposibles de hoy serán posible mañana
Konstantin Tsiolkovsky (1857-1935)
Científico espacial ruso

La múcura está en el suelo mamá no puedo con ella, dice la letra del porro. Chávez, no ha logrado desarrollar un plan eléctrico que nos permita a los venezolanos disfrutar de un servicio medianamente eficiente y anda por el mundo amenazando con desarrollar la energía nuclear en el país. Relinchos de caballo capón. Esa chácara grandilocuente ya no se la cala nadie. Perdió lo más sagrado que puede tener un gobernante: la credibilidad. La gente lo oye y ríe. No puede con los graves problemas del país y pretende seguir vendiendo ilusiones ópticas. La múcura seguirá, hasta el 2012, en el suelo. Np puede con ella.

Todos recordamos el eje de desarrollo Orinoco- Apure, los gallineros verticales, los cultivos organopónicos, el gasoducto desde el Golfo de Paria hasta la Patagonia, los maravillosos planes de empleo, los innumerables planes de vivienda El cemento y la cabilla a precios socialistas, los viajes de turismo a Canaima, los créditos de computadoras a través de CANTV, el Servicio Bolivariano de Seguridad, la gasificación de todas las ciudades del país, el bolívar fuerte en una economía fuerte, la soberanía alimentaria y los motores de desarrollo. Todo fracasó. Pura cháchara barata.

Los servicios públicos – los cuales funcionan gracias a lo que dejó la vituperada cuarta república – están en crisis. Los apagones, que según los voceros del PSUV, “desaparecieron como por arte de magia después de las elecciones”, se multiplicaron. Hay racionamiento, no anunciados, pero perceptibles. La gente sale indignada a la calle con las ollas vacías, porque ni agua hay, los alumnos regresan a las escuelas y las encuentran en condiciones calamitosas, los hospitales, ambulatorios y los servicios de Barrio Adentro en terapia intensiva, la carreteras y autopistas destrozadas y el Júpiter tronante del socialismo del siglo 21, amenazando con desarrollar la energía nuclear. Las grandes potencias deben estar temblando. No me jile camarada.

En el 2012, por los vientos que soplan, la derrota que recibirá el comandante-presidente será de tronío. No hay quien se ocupe de los problemas de los venezolanos. Hay desempleo y el benefactor anuncia que PDVSA, que ahora es de todos, creará 15 mil puestos de trabajo para los cubanos con el argumento de reactivar una refinería en CUBA, la cual según todos los expertos, está obsoleta y no tiene remedio. Los empleados públicos clamando por un aumento salarial y nuestro bienhechor subsidiando los sueldos y salarios de la burocracia nicaragüense. Compran helicópteros a la maquinaria bélica rusa y nuestros soldados mueren en numerosos accidentes. Una tragedia.

Con el intento de desarrollar la energía nuclear, los recursos de la nación se irán a un barril sin fondo. El vendedor de ilusiones, vendrá de su costoso y largo periplo por el mundo y, nos anunciará con bombos y platillos, que tiene un convenio con Irán y Rusia para desarrollar la energía nuclear, el cual será desplegado en 20 años y la gente se preguntará ¿No es más fácil que desarrolle un buen plan eléctrico y acabe con los apagones? Ay, mamá la múcura está en suelo y no puede con ella.

En diciembre de 2012, la energía de los votos, lo eyectará del poder y elegirá un gobernante que se ocupe de los problemas serios del país. Lo que es imposible hoy, mañana lo haremos posible, gracias a la unidad nacional. La esperanza renació el 26S y está latente. No os desesperéis. A todo cochino gordo barinés le llega su sábado.