sábado, 30 de octubre de 2010

La involución a paso de vencedores

Todos somos iguales ante la ley, pero
no ante los encargados de aplicarla
Stanislaw Jerzy Lec (1909-1966)
Escritor polaco.


MANTENIMIENTO: una de las cosas que más causaba orgullo de la industria petrolera era el impecable mantenimiento de sus instalaciones, campus y áreas verdes. En estos 12 años de involución, Campo Oficina – eso es una vergonzosa constante en las demás instalaciones – luce un rostro ruinoso. La dejadez, abandono, desidia es tan grave, que las otrora oficinas principales que brillaban por dentro y por fuera, desde que fueron convertidas en consultorios de la misión Barrio Adentro, las han dejado a la buena de Dios, la maleza, aguas pútridas en pozas y las palomas. No hay un mantenimiento mínimo, las inocentes aves tomaron como hábitat y sitio para anidar y criar sus pichones, las aberturas dónde van colocados los aires acondicionados y sus defecaciones con su carga de transmisión de numerosas enfermedades, colocan en riego la salud de los que van en busca de atención médica y, de la cerca perimetral ni hablar. Es una vergüenza. Es criadero de culebras, sabandijas y todo tipo de alimañas. La decadencia de PDVSA avanza a paso de vencedores.

CAPITALISTA: el alcalde de Valencia. Convirtió las toninas del acuario de Valencia en vulgares mercancías. Las está “Intercambiando” a Corea del Sur por un pez mandarín y la bicoca de 500 mil dólares. “Un acuerdo maravilloso” dicen sus compinches desde el alto gobierno. Lo verdaderamente maravilloso, para la gente de Valencia, es conservar esos inteligentes cetáceos, que están condicionados para ofrecer un bello, ecológico y maravilloso espectáculo para grandes y chicos. ¿Cuál es la justificación para despojar al acuario de Valencia de sus toninas? ¿Los billetes verdes? La situación se torna más cruel, si tomamos en cuenta, que es una especie en extinción y, que en ese lugar tienen garantizada la reproducción y conservación. Los que conocemos el acuario y sus maravillas, debemos alzar nuestra voz de protesta. ¿Capitalismo Salvaje? Una burla más de está involución salvaje que avanza a paso de vencedores.

VEHÍCULOS: nuevecitos los que exhiben algunos revolucionarios que tienen la fortuna de trabajar en Hacienda Municipal. Hasta los que ganan sueldos mínimos están convertidos en magos de las finanzas. El dinero les rinde una barbaridad. El único que no tiene ojos para ver es el NAVEGAO FRACASAO. Los tiene puestos en la Isla. Los demás empleados, dirigentes y militantes de la revolución, nos llaman y aportan datos exactos. Donde se maneja el biyuyo trabajan familiares cercanos. Eso está prohibido por la ley. Hacienda, tesorería y martillo marchan de la mano poderosa de un profesional, el cual piloteaba una chatarra ambulante de color rojo y, ahora con ese sueldito, las uñas libres y el martillo a los comerciantes, tripula una lujosa camionetota, de las cuales tanto denigra el líder de la revolución. Con razón la paliza del 26S fue de tronío y como no tienen nada que perder continúan el festín. ¡A degustar jamón serrano! La corrupción avanza a paso de vencedores.

SOLIDARIDAD: la que debe existir entre la clase trabajadora en este momento aciago de la república. El proceso de destrucción nacional, que dice apuntar contra la burguesía, está demoliendo los puestos de trabajos estables, bien remunerados y con contrataciones colectivas que contemplan excelentes beneficios. ¡Trabajadores temblad! es la consigna de la “involución”. Creo que la respuesta de la clase trabajadora debe ser ¡Solidaridad! para enfrentar unidos este socialismo troglodita. Uníos, uníos o el proceso de destrucción nacional, los sorprenderá anarquizados y, después no habrá posibilidad de revertir el salvaje deslave que se cierne peligrosamente sobre la clase trabajadora. La cuestión no es juego. Los dirigentes sindicales tienen que asumir el rol histórico que les corresponde. Solidaridad y más solidaridad, para unidos, enfrentar este proceso de demolición de los trabajadores, el cual avanza a pasos demoledores.

BARINAS: es el estado dónde está la finca La Chavera. Es el Falcon Crest de la familia de Esteban. En esas “propiedades” estuvo el diputado Wilmer Azuaje con la intención de encadenarse y solicitar que estos predios también se expropien como vienen haciendo con otras fincas. La ley entra por casa. ¿Respetamos o no respetamos la propiedad privada? ¿Hay venezolanos que pueden poseer fincas productivas y otros no? ¿La propiedad privada es sagrada para la familia de Esteban? Todos somos iguales ante la ley, pero no ante Esteban que la aplica a su leal saber y entender ¿Por qué se utiliza la fuerza pública para despojar de sus propiedades a los dueños de otras fincas y la colocan en plan de perros cancerberos cuando se trata de las propiedades de la familia de Esteban? ¿Doble moral revolucionaria? ¿Es ese el rasero revolucionario? La ética revolucionaria no existe y la involución avanza, temerariamente, a paso de vencedores.