domingo, 26 de diciembre de 2010

CAP vive en el corazón del pueblo

Todos los hombres mueren, pero no todas las muertes tienen el mismo valor
Mao-Tse-Tung (1893 – 1976)
Fundador de la República Popular China.


El día de la navidad nos sorprende la infausta noticia de la muerte del ex presidente Carlos Andrés Pérez Rodríguez. Desaparece físicamente un gran baluarte de la democracia venezolana. El ejemplo, la trayectoria, sus convicciones y sus ejecutorias se convierten desde este momento en inspiración, estímulo y acicate para que los demócratas venezolanos no desmayemos en la lucha cívica y civilaza para rescatar la verdadera democracia y las libertades plenas. Hoy, más que nunca CAP vive el alma popular y será un faro de luz que guiará las luchas de su pueblo. ¡Por ahora! Venezuela llora su muerte.

Carlos Andrés Pérez Rodríguez, pasará a la historia como el líder más popular de la historia democrática del país. Electo, con altísimas votaciones en 2 oportunidades, como Presidente Constitucional de Venezuela. Demócrata a carta cabal. Valiente, audaz y hombre de gran temple, derrotó 2 intentos de golpes de estado. La logia militar que hoy nos desgobierna, no pudo derrocarlo por la vía de cruentos, sangrientos y cobardes asonadas militar. En ambas oportunidades demostraron su cobardía. El 4F el jefe utilizó a otros como carne de cañón y se refugio en el Museo Militar, dónde se entregó mansamente y sin disparar un tiro. Los del 27N huyeron despavoridos hasta el Perú del autócrata Fujimori. Esa veracidad histórica es plenamente constatable. Con la verdad ni ofendo ni temo.

Tengo la satisfacción de haberlo conocido personalmente. Estando en el rol de ex presidente, por mi iniciativa y el voto de la mayoría de los graduandos de la primera promoción de TSU en Administración, fue elegido padrino y asistió al acto de grado, dónde dictó una clase magistral. Las colas de vehículos llegaba hasta el sector VEA, el gentío que llegó a saludarle, verlo y admirarle fue impresionante. Fue el presidente Pérez el que llenó a Venezuela de los Institutos de Tecnología, el creador e impulsor del Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho, el que nacionalizó el hierro y el petróleo, el hombre del pleno empleo y la consolidación y pujanza de las industria básicas de Guayana y fue un trabajador incansable por darle impulso a la pequeña y mediana industria y propulsor de la agricultura y la cría. Buscaba y logró en buena medida la soberanía alimentaria. Nacionalismo puro, simple, verdadero y autentico.

Los que lo conocimos, estuvimos al tanto de su profundas convicciones democráticas. No pudieron los golpistas eyectarlo del poder y, aún cuando contra su persona, se montó una vulgar tramoya que partió del Congreso Nacional y que luego fue revestida con un oscuro manto jurídico, fue respetuoso de la decisión del Poder Judicial y los poderes independientes y autónomos. Fue destituido y, el día que entregó la presidencia, dijo solemne y dolidamente “Hubiera preferido otra muerte” y fue a pagar condena, salió libre, viajó al exterior y no pudo regresar en vida a la patria por que se convirtió en un perseguido político del actual régimen. La logia militar le temía a pesar de la precariedad de su salud.

Más temprano que tarde, Carlos Andrés Pérez Rodríguez, será reivindicado por la historia y sus restos pondrán ser repatriados y sus restos mortales consigan descansar en paz en su patria natal y por la cual consagró su vida. El 25 de diciembre de 2010, los sorprendió la otra muerte. Perdimos un gran venezolano y de invalorable valor. ¡Paz a sus restos! CAP vive en corazón del pueblo.