domingo, 2 de enero de 2011

Terrorífico el despertar del año nuevo

La rebeldía es la vida; la sumisión es la muerte
Octavio Paz (1914 – 1998)
Escritor mexicano.


ESTRUENDOSO: el fracaso de las “políticas” económicas de Chávez. Venezuela concluyó, el año 2010 y por segunda vez consecutiva, con índices negativos de crecimiento (2.5) y con la tasa de inflación más alta del globo terráqueo. Esos desastrosos resultados empobrecen a todos los venezolanos y en especial a las clases populares. Ese milagro socialista se produce en medio de los más fabulosos ingresos petroleros jamás soñados por el país. Estamos, no hay un ápice de dudas, ante un Rey Midas al revés. No hay más tiempo. Hay que revertir esta desgracia. Ante la soberbia, prepotencia y abuso de poder el pueblo se rebelará. Vienen tiempos turbulentos. La rebeldía del pueblo no se hará esperar. ¡Cuidado! con un estallido social.

IMPUESTOS: los que pretende el gobierno aplicarnos sin justificación alguna. El precio del petróleo, que cerró al año pasado con un promedio de 72 dólares, permitió unos ingresos adicionales colosales, ya que el presupuesto nacional, fue calculado sobre la base de un barril de crudo a 40 dólares ¿Dónde está ese realero? Este año, el cálculo lo hicieron igual a 40 dólares y todo indica que el promedio del barril concluirá en 100 dólares. ¿Con esos inmensos recursos adicionales para qué más impuestos? calculan a 50 dólares, detienen la regaladera de nuestras riquezas a otros países y metan un torniquete a la salvaje corrupción y tenemos dinero para impulsar el desarrollo social, económico y mejorar la calidad de vida de todos los venezolanos. Los impuestos anunciados (IVA e IDB) son neoliberales, regresivos, injustos y criminales con las clases populares. El pueblo, estoy seguro, mostrará su rebeldía en la calle. ¡Cuidado! con un estallido social.

MAXIDEVALUACIÓN: la que anunció la “involución” al final del año. Venezuela despertó el 2011, con una maxidevaluación y la aplicación de un paquete económico neoliberal, fondomonetarista y salvaje. Este desastre económico, hecho en socialismo, se produce en medio de los más altos precios del petróleo de toda la historia patria. Cuando la guerra entre Irán e Irak, los precios del petróleo alcanzaron niveles record (32 dólares) y hubo crecimiento económico, inflación controlada, buen ritmo de crecimiento y condiciones de vida aceptable. En esta catástrofe socialista, nada más el año pasado el promedio del precio del barril del crudo venezolano fue de 72 dólares y todo indica que el 2011, será de 100 dólares. ¡Una Guará! Y nos anuncian este paquetazo “socialista”. Los precios de las medicinas y los alimentos básicos, cuyos precios, de por sí ya son prohibitivos, saltarán con garrocha. ¡Sálvese el que pueda! La rebeldía del pueblo no se hará esperar. Vienen tiempos turbulentos. ¡Cuidado! con estallido social.

TERRORÍFICO: el paquetazo económico chavista. Incluye aumentar la alícuota del IVA, aplicar el Impuesto al Debito Bancario y la maxidevaluación – que es de corte neoliberal, fondomonetarista y salvaje – Esas medidas traerán como consecuencia el alza indiscriminada de: pollo, caraotas, trigo, carne de res y cerdo, leche en todas sus presentaciones, aceite comestible, arroz, azúcar, café, mortadela, galletas, hortalizas, papelón, gallinas, pavo, huevos, sardinas, atún y las medicinas hasta para los que sufren VIH. Del paquetazo no se salva ni el papel toalet, los dentífricos, jabón de tocador y hasta las toallas sanitarias para las damas. ¿Amor por los pobres? Yo te aviso chirulí. Miseria a la vista. Es el paquetazo neoliberal más espantoso, salvaje y terrorífico de nuestra historia patria. ¡Hecho en socialismo!. Los burócratas del Fondo Monetario Internacional, agentes del capitalismo salvaje, quedan ante el paquetazo de Chávez, como unos niños de pecho. Terrorífico el despertar de los venezolanos en el año nuevo. La rebeldía del pueblo está en ciernes. No hay, ni habrá sumisión. Este pueblo es levantisco y retrechero, AEB dixit. El cielo está nublado anuncia tempestad, traidores socialistas temblad, viva la libertad y una Venezuela mejor. ¡Cuidado! con un estallido social