lunes, 28 de febrero de 2011

Escenarios a la vista del soberano

No puede haber grandes dificultades cuando abunda la buena voluntad
Nicolás Maquiavelo (1469 – 1527)
Historiador y filósofo político italiano.


VIVAN: los estudiantes venezolanos. No sólo lograron el objetivo principal de obtener la libertad de varios presos políticos, sino que también desenmascararon al gobierno con relación a la división y autonomía de los poderes públicos. Chávez, cuando observó que los valientes estudiantes, estaban jugando limpio, claros en sus propósitos, resteados y sin manipulación de ningún tipo, torció el brazo y ordenó al poder judicial, que dejará en libertad a algunos de los presos políticos ¿Eran políticos presos? El acuerdo de los estudiantes fue con el poder ejecutivo y entonces ¿Por qué salieron tan diligentemente los jueces a cumplir los acuerdos del ejecutivo? A confesión de parte relevo de pruebas. ¡El Rey está desnudo!

INCAPACIDAD: la que revelan los burócratas de la mal llamada revolución cuando le echan la culpa de todos los males del país a los 40 años de la democracia alternativa y al imperio yankee. Ellos llegaron al poder con la promesa de solucionar toda esa problemática. Han disfrutado de todo el apoyo popular, controlado todos los poderes, contado con los ingresos petroleros jamás soñado, el tiempo suficiente y todavía dicen que no hay solución por culpa de los gobiernos anteriores. ¿Y ellos que han hecho en estos 12 años? ¿Existe un equipo de gobierno eficiente, diligente y decente? ¿Dónde están los reales del petróleo? Con esa cantaleta tienen convencido, hasta a los rojos rojitos, de la incapacidad que adorna sus ejecutorias. Ese disco se rayó.

ILUSIONES: habitacionales las que, después de 12 años en el poder, ofrece Chávez. Entregará títulos de adjudicación de viviendas inexistentes. En la vapuleada IV República, dicen y repiten en tono descalificatorio. “Las soluciones habitaciones que entregaban eran cajitas de fósforo”, pero lo que no reconocen es que, los vecinos recibían las llaves de sus viviendas, las habitaban, acondicionaban, las iban ampliando, eran propietarios y si mejoraban la situación económica de la familia, las vendían y construían o adquirían otras mejores. Los títulos de adjudicación, que son ilusiones habitacionales, los cuales ofrece entregar Chávez, no se cotizan, ni en los trueques de la bolsa de valores de la comuna de Sabaneta de Barinas. ¿Dónde están las casas listas para habitarlas? Papeles, tan solo papeles, con la intención de mantener la esperanza de los damnificados, en una farsa brutal. Tonto el que cree que los venezolanos son tontos. El juego está descubierto.

RATIFICADA: la angustia, desasosiego y desazón que viven diariamente conductores de las líneas vecinales. El desastre de la vialidad urbana de la conurbación Tigre – Tigrito, ya se les torna insoportable. Los alcaldes de estas ciudades, viven en mundos virtuales. En el invierno, argumentaban que no se podían asfaltar y los usuarios entendieron y pacientemente esperaron. Llegó el verano y, ahora pretenden eludir la responsabilidad, diciendo que no hay asfalto, no tienen recursos y bla,bla,blá. ¡Falso! Los vecinos que prestan el servicio de transporte público, en sus destartalados vehículos, no se la calan más. En 15 días y con toda razón, anuncian un paro de transporte. Ese día dirán que la culpa es del capitalismo, el imperio, la IV República o los llamarán guarimberos. ¿Desde cuando los alcaldes no compran un muñón u otra pieza del tren delantero de un vehículo? Uf. La realidad está a la vista y en guerra avisada no muere soldado dizque revolucionario. Basta de tanta indolencia, incapacidad y desidia. Los conductores tienen razón y no hay vuelta atrás. O corren o se encaraman.

CONSTRUCCIÓN: bien difícil, complejo y costoso, para los gobiernos de la vapuleada IV República, resultó el tramo de autopista Barcelona – crucero de Maturín. El trecho montañoso, el nivel freático en el terreno y el costo, no fueron obstáculos. La construyeron y, con todas sus fallas, fue y es una obra vial de gran significación para el desarrollo y el progreso de Anzoátegui. En estos tiempos de fabulosos ingresos por concepto del petróleo – ahora mismo promedia los 100 dólares y el presupuesto está calculado en base a 40 dólares – luce una insignificancia, los recursos que se requieren para concluir el tramo del crucero de la Parchita – El Tigre que son 18 KM en la sabana abierta. Es cuestión de que nuestros diputados, ejerzan el reclamo debido y, logren incluir el dinero con los ingresos extraordinarios del diferencial petrolero en un crédito adicional. Un poco de voluntad vence las dificultades. Hay que ponerle cariño. Está región lo merece. Sólo están derrotados los que dejan de luchar. Estos son escenarios a la vista del soberano.