lunes, 6 de junio de 2011

El sofocón chavista

Usted no es solamente responsable de lo que dice,
sino también de lo que no dice
Martín Lutero (1483 – 1546)
Teólogo alemán que inicio la Reforma Protestante.


No hay mayor innovador que el tiempo; los que no aplican correctivos a los males que rechazan, critican y dicen combatir, la terca realidad los arrolla y hace que los hechos les exploten en la cara. Es el caso de este gobierno chavista, especialista en la manipulación y diestro en echar culpas, responsabilidad y culpabilidad a otros de casos viejos, recientes, presentes y hasta los que ellos prevén o creen puedan ocurrir en el futuro. Los únicos violadores de derechos humanos, torturadores y asesinos, son los que no se colocan la gorra roja rojita y muchos menos los funcionarios que están al servicio de los rojos. ¡No! eso es patrimonio exclusivo de los otros. Lo que no comulgan con la robolución. Una manera muy sui generis de expiar culpas.

Los hechos, decía el camarada Lenin, son tercos y la terquedad de los hechos demuestran con creces, que la represión “Me les echan gas del bueno y me los meten presos” la violación de derechos humanos “llevaron a Franklin Brito a un hospital, con el argumento de preservarle la vida, le violan el derecho a la protesta pacífica y luego lo dejan morir de mengua bajo secuestro” torturadores y violentos “Los policías de Chacao golpearon a unos presos, el alcalde suspende los funcionarios, denuncia el caso a la fiscalía y aporta como prueba el video y la culpabilidad de esos lamentables hechos” Ese impecable procedimiento – dónde no hubo muertos – es magnificado y extrapolado para acusar al gobernador del estado, en cuya área geográfica está esa alcaldía. Una alegre y peregrina acusación.

Los valerosos policías de Barinas, al mando del hermano del Presidente, golpea salvaje, brutal y criminalmente a un grupo de jóvenes estudiantes, que protestaban pacíficamente en ese estado, solicitando la aplicación de la recta justicia en el caso de un General de la República y la defensora del pueblo rojo rojito nos lanza esta perla “Esos jóvenes provocaron a los policías” ¡Que barbaridad! ¿Y la persuasión? ¿Y la ventaja proporcional de la fuerza? ¿Los mansos, indefensos y sumisos policías de Barinas corrían el riesgo de perder la vida ante esos fieros estudiantes? ¿Cual es la diferencia en las conductas condenables de los policías de Chacao y Barinas? ¿Qué responsabilidad tiene el Adán de Barinas? Ninguna. El culpable está en Miranda. Es la justicia roja rojita.

En la mal llamada cuarta república, a muchos funcionarios policiales, por acción u omisión de los gobernantes, se les pasó la mano. Reprimieron, torturaron, asesinaron y desaparecieron. Eso, es verdad, como también es una gran verdad, que no era una política de estado, ni mucho menos expresaba la voluntad e intención de algún gobernante de turno. Todos los casos fueron denunciados, investigados y en muchos casos pagaron los culpables. Ahora en este gobierno chavista, un grupo de policías, bajo el mando directo del Ministro Tarek el Aissami, cobra vacuna a los presos y los que no pagan les caen a batazo limpio, los torturan y asesinan con saña y cuando salta a la opinión pública en caso, sale el ministro policía y dice que los asesinados “murieron de un sofocón” ¿Y por qué se produce el sofocón? ¿Hay hacinamiento? ¿Los batazos los llaman revolucionariamente sofocón? ¿Qué responsabilidad tiene el ministro? Y sí el gobernador de Miranda tiene responsabilidad en los golpeados de Chacao ¿Qué responsabilidad tiene Chávez en estas muerte del CICPC? Hay que afinar bien la puntería para llegar a los verdaderos culpables por acción, pero también a los que, por omisión tienen su cuota de responsabilidad. Hay que tener responsabilidad con lo que se dice y también de lo que no dicen, pero el pueblo dice y sabe. No se puede escupir para arriba.

Los hechos son tercos y la terquedad de los hechos nos conducen indefectiblemente a concluir, que estamos ante un gobierno que practica, lo que dice combatir, que no asume la responsabilidad que le corresponde ante hechos tan graves y como este gobierno chavista es socialista, humanista y con profundo respeto por los derechos humanos, los torturados y asesinados en sus ergástulas, mueren de sofocón. En diciembre del 2012, compren nebulizadores porque el sofocón que les dará el pueblo venezolano en las urnas electorales, serán como los batazos del “Gato” Galárraga, que eran batazos de los buenos. Uy, que sofocón.