viernes, 30 de marzo de 2012

La ciudad: la casa grande

Es la voluntad, la que hace al hombre grande o pequeño
Johann Christoph Friedrich Von Schiller (1759 – 1805)
Poeta, historiador y dramaturgo alemán

Hay quienes dicen “Lo que es de todos no es nadie y a nadie duele”. Otros creemos que “Lo que es de todos tenemos que cuidarlo, mantenerlo y quererlo entre todos”. La casa es de la familia y entre todos los integrantes, la limpiamos, mantenemos, hacemos reparaciones, embellecemos y cuando tenemos alguna oportunidad, la mejoramos para hacerla más confortable y elevar nuestro nivel de vida. En esa dirección debemos actuar con el sector dónde habitamos y la ciudad dónde vivimos. Es una manera de cumplir con nuestras obligaciones ciudadanas. Hay que dar, para recibir. Amor con amor se paga.

La ciudad de El Tigre, en estos últimos 12 años, bajo los gobiernos rojos rojitos, va de mal en peor. El deterioro es pavoroso. Calles, avenidas, edificaciones públicas y equipamiento urbano en general, presentan estados calamitosos. Los corredores viales, desaparecen por efectos del abandono. Los semáforos funcionan de vez en cuando y de cuando en vez. En todos los intersticios del área urbana y más allá, la basura está enseñoreada. La huecoteca en las vías céntricas, es la señal, de cómo están los sectores populares. Una desgracia total y pareciera que no hay dolientes. Los que callan otorgan.

Este deterioro, que avanza a paso de vencedores, tiene un responsable primario. El alcalde. Entendemos que la alcaldía le quedó súper grande y su menguada capacidad y voluntad para el servicio público, está rebasada con creces. Entenderlo, no resuelve el grave problema. Ostenta el privilegio de ser considerado, con excesiva razón, como el PEOR ALCALDE de la historia de la ciudad. ¡Ah!, pero hay otros responsables, que no pueden eludir la responsabilidad. Los chavistas lo propusieron, apoyaron, le pusieron los votos, sostienen y apoyan. Recordad: “No es culpa del ciego sino de quien le da el garrote” Los rojos rojitos también son responsables.

Los directivos del PSUV y los concejales, no pueden hacerse los locos. En la oposición, veían todos los defectos de las gestiones anteriores. Vieron corrupción cuando privatizaron la cobranza. ¿Recuerdan la empresa RESISCA? Ahora la acaban de volver a privatizar revolucionariamente y los funcionarios que prestan servicio en dicha empresa, son de la alcaldía. Los elegidos, montaron la oficina, mudaron equipos, programas y personal y se llevan la comisión. RESISCA 5% esta 9%. Guiso rojo rojito redondito, aderezado con jamón serrano y condimentado con pimentón margariteño. ¿Y la ética revolucionaria? Ellos lo saben y callan de manera cómplice y los sectores de oposición ¿Por qué callan? Algo huele mal por la alcaldía.

A los hijos de El Tigre, los dolientes de la ciudad, los que vivimos y sufrimos estas calamidades, nos preocupa, que ningún “revolucionario” abra la boca  diga algo y menos tenga la voluntad para tomar acciones ante esta hecatombe. El síndrome de Shakira: están ciegos, sordos y mudos. ¿Y en la oposición? Igualito. La clase política silenciosa.

El 07 de octubre, ninguno tendrá autoridad moral para pedir votos por sus candidatos. La paliza, sino morimos antes por efectos de una epidemia que desate la basura, será de tronío. Ese día sabrán que la ciudad, nuestra casa grande, tiene en los ciudadanos, muchos dolientes. Recordad: “A la hora de pagar nadie es tramposo.